Av. Insurgentes Sur #826 Piso M, 03100 México, D. F. (55) 36854545 info@Medilaser.com.mx
Slide background

La rinoplastía puede realizarse

con anestesia general o local con sedación

Rinoplastía


Resultados

El resultado de estas operaciones es por lo general muy gratificante: el paciente olvida con gran rapidez su imagen anterior y experimenta cambios a veces sorprendentes. Incluso se puede modificar su carácter, mostrando una satisfacción que pone de manifiesto la gran repercusión psicológica que provocan en el individuo las alteraciones en la forma de la nariz.

Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y 17 años. No obstante, siempre es mejor esperar a la mayoría de edad antes de tomar la decisión de operarse.
No lo es. En general sólo se precisan analgésicos leves y anti-inflamatorios.

La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente. El riesgo de sangrado e infección es mínimo y controlable siguiendo las indicaciones médicas.

Aunque no se debe enumerar como complicación, es importante saber que aproximadamente un 5% de los pacientes necesitan un pequeño retoque posterior, esta situación es impredecible en prácticamente todos los casos y se relaciona con la cicatrización.

Los primeros días, el paciente lleva un pequeño taponamiento que obliga a respirar por la boca. Una vez retirado el taponamiento ya se puede respirar por la nariz aunque al principio con cierta dificultad, ya que podrán formarse pequeñas costras internas y existirá una cierta inflamación posquirúrgica inevitable. Al cabo de unos días y con el tratamiento recomendado, el problema se irá solucionando progresivamente.

Cirugía de nariz


Introducción y recomendaciones

La alteración en la forma de la nariz es una de las causas estéticas que ocasiona mayores trastornos psicológicos. La rinoplastia (cirugía de nariz) es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales (nariz jorobada, larga, ancha, o deformada por defectos congénitos o por algún tipo de accidente) mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial. Es una de las operaciones más frecuentes que realiza el cirujano plástico.

Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de cada persona. En este tipo de cirugía estética el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención es especialmente importante.

La Rinoplastia se puede realizar al mismo tiempo que la reconstrucción del tabique, para aliviar las obstrucciones o estrechez de la nariz interna, en este mismo procedimiento se elimina la obstrucción mediante incisiones internas y se reestructura el interior de la nariz.

Además de ser un elemento clave en la estética facial, la nariz es un órgano respiratorio cuya función tiene una gran trascendencia. El cirujano deberá tener presente, en todo momento, el concepto funcional y el estético, y considerarlos como un hecho inseparable.

Procedimiento quirúrgico

Existen dos formas de llevar a cabo esta intervención. La más común es la que denominamos rinoplastia cerrada: la operación se realiza a través de el interior de los orificios nasales de tal forma que no queda visible ninguna cicatriz externa. A través del interior de la nariz, el cirujano puede tallar y modelar los huesos y cartílagos nasales y configurar una nueva estructura. De esta forma, la piel y las membranas se retraen y adaptan hasta conseguir la forma deseada.

Para aquellos casos con mayor grado de dificultad como la modificación de grandes deformidades de la punta, se realiza la llamada rinoplastia abierta, donde el cirujano accede directamente a las estructuras de la nariz. Este tipo de intervención deja una pequeña cicatriz, casi imperceptible, en la base de la columela.

La rinoplastia no siempre es una cirugía reductiva, hay pacientes que necesitan aumentar el tamaño de su nariz para dar más relieve a la punta, para levantar un doloroso hundido o para corregir deformidades tanto de origen congénito como traumático. En estos casos, el cirujano suele recurrir a injertos con tejidos del propio paciente para dar forma o sostén a la nariz.

La rinoplastia generalmente es ambulatoria.

© 2015 Medilaser, Todos los derechos reservados
WebMKTMexico®